• Mon. Apr 19th, 2021

Mayor News

Local, National & International News

El consumo de drogas dentro de las cárceles

Byadmin

Nov 12, 2020

Por mucho tiempo se ha sabido acerca del manejo de sustancias ilícitas dentro de los centros penitenciarios, pero realmente no se ha podido establecer un protocolo el cual permita detectar aquellos criminales que manejan las drogas o que las consumen, lo único que se ha podido implementar es la ejecución de antidopings por medio de un proveedor de pruebas antidoping Tijuana. La situación del tráfico de drogas no sólo es preocupante debido a los daños que los mismos reclusos pueden sufrir, sino que también el impacto de estas sustancias se ve reflejado en el sistema que se lleva a cabo dentro de la cárcel, en donde se alienta la violencia y la corrupción.

Es muy común que las sustancias ilícitas sean las propiciadoras de riñas y agresiones físicas que pueden terminar en el robo de pertenencias, lesiones y hasta muertes debido al tráfico de drogas. Por otro lado, a pesar de que las autoridades son las que deben de intervenir, la verdad es que muchos de ellos están corroídos por el manejo de dinero que presentan las drogas, por lo que en muchos casos no suelen meterse a defender o a proteger a las personas durante el intercambio o durante una riña.

Este tipo de prácticas puede provocar muchos problemas, tanto los relacionados con la corrupción y riñas como hasta la propagación de enfermedades, especialmente en aquellas sustancias que son inyectadas. Principalmente porque no se cuenta con una higiene óptima como para esterilizar las agujas, por lo que una misma suele ser empleada varias veces, aumentando las posibilidades de afecciones como el VIH.

La verdad del porqué el consumo de drogas se presenta en las personas es una realidad que todos presentamos, circunstancias que a todo los humanos les suceden, pero muchos de ellos se refugian en sustancias ilícitas para encontrar cierto confort a tal estado, como puede ser problemas familiares, de pareja, amigos o laborales, pérdida de grandes oportunidades, entre otras cosas. 

Muchos profesionales han determinado que muchos de los crímenes que han cometido los rehenes se hicieron estando bajo sustancias o por la necesidad del dinero. Por lo que el consumo excesivo de drogas puede provocar un cambio en el comportamiento de la persona, afectando el raciocinio de las personas, por eso se ha tratado de alejar estos productos dentro de las cárceles, especialmente porque se encuentran en un lugar encerrado.

El consumo de drogas en cárceles mexicanas siempre ha estado presente, por lo que en la actualidad para muchos ya es una práctica habitual, donde el consumo, las riñas y las enfermedades de los rehenes se ha convertido en algo normal que no provoca la preocupación de las autoridades correspondientes. Y aunque existe una represión del consumo o tráfico de drogas en el ambiente fuera del centro penitenciario, dentro de este no. Esto provoca que no haya miedo de manejar ya sea cocaína, piedra u otras sustancias, de hecho, ya es algo del día día que no afecta realmente a las autoridades, sólo al sistema y a los mismos presos.